Como empecé a cultivar setas (y porque lo dejé)

Pensé que el último tren de mi vocación había pasado hacía mucho tiempo.

Pero el cultivo de setas comestibles me demostró que pocas veces hay que dar algo por perdido.

En 1986, con 22 años, empecé a trabajar como becario en el departamento de microbiología de la Facultad de Biología (Universidad de La Laguna).

En ese entonces descubrí que mi zona de confort se encontraba entre placas de petri, matraces y mecheros Bunsen.

Me había enganchado al cultivo de microorganismos.

seta-cultivo-placa

Lo primero que hacía cada día era asomarme a la estufa donde millones de bacterias se afanaban en poblar un pequeño mundo confinado por paredes de plástico.

De vez en cuando se me colaba algún hongo que pugnaba con mis bacterias por ocupar un trocito de agar de cultivo.

Era una guerra donde el hongo, con un arsenal de armas químicas más poderoso, hacía retroceder el césped de bacterias milímetro a milímetro.

Apenas identificado el invasor, debía librarme de él lo antes posible, so pena de tener millones de esporas flotando como luciérnagas invisibles en el aire.

Esperando la mínima oportunidad de colarse en otro de mis cultivos.

Todo esto me entretenía y me fascinaba. Tuve claro que era a lo que quería dedicarme.

Pero no pudo ser.

hongo-shiitake-extracto

A veces quieres ir en una dirección pero los vientos te arrastran hacia otros puertos.

En un intento de mantener un débil cordón umbilical con esa vocación microbiológica, empecé a trabajar en una empresa de equipamiento de laboratorios.

Y terminé fundando mi propio negocio dedicado a la venta de aparatos de laboratorio en Canarias.

Gasté toda mi escasa pólvora financiera en una causa fallida.

Al final terminas dedicándote a aquello que te permite pagar las facturas.

En mi caso fue la informática.

Pero un día, después de tres décadas desde esa primera fascinación por el mundo de los seres invisibles, apareció una oportunidad.

micelio-hongo-placa-agar

El negocio del cultivo de setas

Un amigo intentó convencerme para poner un negocio de cultivo de setas.

Exploramos la idea y pronto descubrí que no solo era cuestión de poner dinero.

Había que tener una buena espalda para manipular muchos kilos de sustrato.

El sustrato- ya habrás adivinado- es el medio donde haces crecer el hongo para que te de su cosecha de setas (leer que son las setas) .

La idea de manejar toneladas de sustrato es incompatible con una hernia discal (como la que tengo).

Si no lo podía hacer yo mismo, entonces tendría que pagar para que otros lo hiciesen.

Y no me seducía la idea de empantanarme en gastos fijos de personal y seguros sociales.

Sobre todo, porque los hongos son seres vivos. Y sus resultados al principio son impredecibles.

sustrato-setas-Canarias

Un nuevo enfoque para cultivar setas

Desechada la idea de producir setas, me planteé otra forma de continuar trabajando con hongos.

Hay dos formas de cultivar setas:

Cultivar setas de forma profesional

Con equipamiento y personal para atender la demanda de alguna cadena de supermercados.

Son palabras mayores.

Si quieres firmar un contrato con Mercadona,Alcampo o Hiperdino, tendrás que tocar la puerta de un banco.

Para tener una explotación industrial, debes invertir más de 150.000 euros.

Luego, pagar las nóminas y seguros de operarios,administrativos,vendedores,etc.

En definitiva, otro tanto para aguantar los costes hasta que empieza a ser rentable la explotación.

cultivo-seta-ostra

Cultivar setas en casa

Cuando cultivas setas a pequeña escala, compras la semilla y tú mismo preparas el sustrato para inocularlo.

La inversión inicial es mínima.

Y los costes de funcionamiento son nulos, si no tienes en cuenta tu mano de obra.

Cualquiera con un salón o trastero de 40-50 metros cuadrados puede sacarse un complemento mensual de 1500-2000 euros.

Dedicandole solo 8 horas semanales.

Suscríbete a mi boletín

Me dediqué a explorar esta segunda vía.

Y le ofrecí al amigo que me metió en esto el asesoramiento para que pudiese cultivar setas por su cuenta.

(Ignoró  mi propuesta, pero siempre le agradeceré el haberme permitido aterrizar en esta actividad)

estanteria setas

La semilla: la base del cultivo de setas

Para que puedas producir setas, primero tienes que disponer de la semilla con el micelio.

El micelio debe estar libre de contaminantes.

Luego ese micelio lo utilizas para inocular un sustrato.

Salvo que sea un sustrato esterilizado, siempre puedes tener algunas bacterias u otros hongos contaminantes.

Algunas especies del género Pleurotus (la seta de ostra) tienen un crecimiento lo suficientemente agresivo para resistir el embate de los invasores.

El hongo a medida que coloniza el sustrato secreta sustancias que impiden el crecimiento de otros microorganismos.

Debes partir de semillas que solo tengan el micelio de la seta que quieres cultivar.

Y para eso necesitas algo de formación sobre cultivos de micelio y equipamiento de laboratorio.

Lo más práctico para un cultivador es comprar las bolsas de semillas ya listas para inocular.

estanteria-setas-cultivo

Cultivo de setas en Canarias

Dedicarse al cultivo de setas en Canarias es más difícil que en cualquier otra región de España.

Las grandes empresas productoras de micelios están en la península.

En las islas solo tienes (hasta ahora) una forma de obtener micelio; importarlo.

El problema radica en que el micelio es un organismo vivo que conserva su vigor durante un tiempo gracias a que se conserva en frío.

Tanto las semillas como el sustrato inoculado se venden refrigerados.

Si estás en Murcia, haces un pedido hoy y tendrás un camión refrigerado a la puerta de tu casa en dos días.

Con un coste mínimo.

Pero si vives en Canarias….

cultivo-shiitake-rioja

El desastre de importar micelio de hongos desde península

Si quieres dedicarte al cultivo de setas (y necesitas algo más que un kit para autocultivo, tienes dos formas de importar el sustrato inoculado desde península.

Refrigerado o en grupaje normal.

Transporte refrigerado de micelio de setas

Traer micelio en contenedores refrigerados te da más posibilidades de éxito.

Sin embargo el transporte con frío es caro.

Y hay pocas empresas que quieran acarrear sustrato de cultivo de setas refrigerado a Canarias.

Quizás sea por desconocimiento, pero parece que los inspectores fito sanitarios desconfían más de un contenedor con micelio que de un cargamento con uranio enriquecido.

Si hay un pallet de micelio dentro de un contenedor, ellos quieren hacer una inspección.

Inspeccionar una partida dentro de un grupaje marítimo refrigerado implica abrir el contenedor con la consiguiente caída de temperatura del interior.

Y, si el pallet de micelio está al fondo, tienes que abrirte paso o sacar lo que tienes delante.

Total, muchas molestias para el transportista y un elevado riesgo de estropear otras mercancías.

contenedor-refrigerado-micelio

Además existe otro problema.

No sé si lo sabes, pero una bolsa de micelio puede permanecer en estado vegetativo hasta que la induces a fructificar.

Y uno de los desencadenantes para que empiece a producir setas es precisamente el cambio de temperatura.

Me contaron una experiencia que sufrió un importador de micelio de Las Palmas.

Desconozco con cuantos pallets sufrió el percance.

El hecho es que hizo la importación refrigerada.

Al llegar al puerto de Las Palmas, le hicieron la inspección fito sanitaria.

Al parecer, no tuvieron el contenedor abierto mucho tiempo.

Pero fue suficiente para inducir la fructificación de todas las bolsas.

No pudo escalar su producción.

Se encontró con un aluvión de setas al poco de llegar a su almacén.

contenedores-transporte-micelio

Transporte de micelio de hongos por grupaje marítimo

Traer micelio de hongos por grupaje marítimo sin refrigerar no es algo apto para cardíacos.

El micelio del hongo es un organismo vivo que soporta temperaturas dentro de un rango.

En general, puede aguantar temperaturas entre 3 ºC y los 33 ºC.

Esto puede ser un problema para el transporte en contenedores que están al aire libre.

En las noches de Enero o Febrero puedes tener temperaturas cercanas a 0ºC en los puertos del norte de España.

Y en verano o incluso en primavera u otoño te puede ir peor.

Si tienes la mala suerte de que tu contenedor está expuesto al sol, en el interior del mismo se pueden rebasar los 40 ºC.

Incluso aunque fuera tengas temperaturas suaves.

Para cuando el pallet llegue a Canarias, puedes tener unas bolsas de una consistencia pastosa y con un olor a putrefacción que parezca que escondes un cadáver.

Aún así me arriesgué.

Traje un pallet con 60 bolsas de micelio de Shiitake.

Era primavera con lo que, si el contenedor no venía expuesto al sol, podría empezar mi cultivo con ciertas garantías de éxito.

La idea era meter unas cuantas bolsas en nevera, e ir sacándolas a medida que quería ir poniéndolas a producir.

Mi gozo o, mejor dicho, mis planes en un pozo.

Suscríbete a mi boletín

El micelio llegó bien, pero…

kit-shiitake-setas-mesa

¿Recuerdas lo que te dije de los cambios de temperatura?

No hizo falta la inspección fitosanitaria (aunque la tuvo).

A pesar de que la temperatura del contenedor estuvo dentro del rango de supervivencia del micelio, hubieron fluctuaciones entre las temperaturas diurnas y nocturnas.

Para cuando el micelio llegó a mis estanterías de cultivo, todos los bloques fructificaron a la vez.

En casa llegamos a aborrecer las setas.

Comimos setas a la plancha, al ajillo, con bechamel, salsa de soja,en tortillas,con gambas, con jamón…

Solo nos faltó probar en el desayuno y los postres.

Comieron setas mis familiares, mis amigos, mis perros y hasta mis gallinas.

Y eso me lleva a lo de la vocación.

reishi-cancer-mama

Montar un laboratorio de micelio de setas

Si yo tuve esos problemas, cualquiera que quisiese dedicarse al cultivo de setas también los podía tener.

Y eso, lejos de ser un inconveniente, puede ser una oportunidad.

La idea de negocio pasó de cultivar setas a producir micelio para que otros las cultiven.

Hice unas obras en el sótano de mi casa y monté un mini laboratorio para cultivar e inocular micelio.

Me da vergüenza llamarle laboratorio si tienes en cuenta la dotación de un laboratorio moderno.

Pero aunque modesto, tiene los elementos imprescindibles para producir micelios puros en un ambiente estéril.

Experimenté con muestras de micelio importadas desde Canadá y Gran Bretaña (en cultivos líquidos, por mensajería).

También me resultó entretenido emparejar hifas (así se llaman los casi invisibles hilos que forman el micelio) obtenidas de esporas para conseguir micelios capaces de producir setas.

Este es un aspecto intrigante, pues la vida sexual de los hongos es algo más complicada que la nuestra.

Pero eso forma parte de otra reflexión.

semillas-setas

Ayudar a los cultivadores de setas

En un mundo ideal todos deberíamos dedicarnos a hacer aquello en lo que creemos.

Y creo que producir micelio para que otros cultiven es una forma de ayudar a mucha gente a que pueda tener unos ingresos extra.

Cultivar setas no es difícil.

Basta con crear unas condiciones de temperatura y humedad.

Condiciones fáciles de conseguir en Canarias.

Y, lo más importante, no tienes que tener grandes fincas ni almacenes.

Ni ser un licenciado en biología o un perito agrícola.

Con una inversión mínima y un pequeño espacio cualquiera puede dedicarse a una actividad diferente de la agricultura convencional.

Que además puede reportar más ingresos que con cualquier otro cultivo … y encima es legal.

En definitiva, tres décadas después he vuelto a retomar el entusiasmo del primer trabajo en un laboratorio.

Y, encima puedo ayudar a que otros se adentren en el fascinante y misterioso mundo de los hongos.

Por qué dejé de cultivar setas

Una vez que empecé a producir micelio el siguiente paso lógico era cosechar mis propias setas.

Así que habilité un espacio en el sótano de mi casa para la producción de setas.

Lo doté de iluminación artificial y de humificadores.

Para simular las condiciones de un bosque, que eran las adecuadas para fructificar en setas.

Cultivé micelios de Shiitake,Seta de Ostra, Seta de Ostra Dorada,Seta de Ostra Rosa, Seta de Cardo y Melena de León.

Y ese fue uno de los mayores errores que cometí.

Un mar de esporas

Seguro que sabes que las setas son el órgano que tiene el hongo para producir esporas y diseminarlas al viento.

Son tan pequeñas que no las ves.

Pero estés donde estés seguro que tienes cientos o miles de esporas a tu alrededor.

Normalmente no suponen un problema.

Salvo que intentes producir cultivos de micelios puros.

En ese caso, si caminas por un mar de esporas, tendrás muchos problemas.

El cuarto que hace las funciones de laboratorio en mi casa dispone de una cabina de flujo laminar.

Básicamente es un ventilador potente que fuerza el aire a través de un filtro que retiene cualquier cosa cuyo tamaño exceda las tres micras (1 milímetro son mil micras).

Gracias a este filtro puedo cultivar micelios en placas de petri y tubos de ensayo.

El problema llega cuando apago la cabina de flujo laminar.

El cuarto se inunda de esporas que se cuelan en todos lados.

Incluso en el interior de mis cultivos de micelios.

Suscríbete a mi boletín

No puedes tener la cabina de flujo laminar 24 horas funcionando.

No solo porque el ventilador consume mucha electricidad.

Agotarías la vida útil del filtro en pocas semanas (y son muy caros).

Así que día a día tengo que tener una batalla continua contra las esporas que se adueñaron de mi casa.

A pesar de que hace meses que ya no cultivo setas dentro de la hogar.

Por eso dejé de cultivar setas en casa.

invernadero-setas

Cultivar setas en un invernadero

Para evitarme el problema de las esporas contaminándome los cultivos de mi laboratorio decidí instalar un invernadero fuera de la casa.

Sin embargo, no es fácil construir una instalación donde puedas tener las condiciones de humedad y temperatura apropiadas para el cultivo de setas.

En las horas centrales del día la temperatura en el interior del invernadero solía rebasar los 30 ºC.

Y la humedad caía en picado.

Por contra, durante las noches las temperaturas me bajaban en invierno por debajo de los 10 ºC y la humedad se disparaba por encima del 95%.

En general a las setas no les gustan las montañas rusas, al menos en lo que a humedad se refiere.

Así que empecé a “tunear” el invernadero.

A base de aislantes, equipamientos de humidificación y ventilación conseguí crear las condiciones para cultivar unas cuantas especies de setas.

Setas Cultivo:Transmitiendo experiencia

Durante los años de cultivo de setas he cometido muchos errores.

Y también pude aprender muchos trucos y encontrar pequeños aparatos y materiales que me ayudaron a conseguir un buen rendimiento en el cultivo de setas.

Todo esto ahora intento transmitirlo en un curso para cultivadores de setas.

Hay muchas experiencias propias.

No las encontrarás en otros cursos (al menos en los que he indagado).

Conclusión sobre el cultivo de setas en casa

Espero que mi experiencia te pueda ayudar a que te inicies en el cultivo de setas .

Si quieres seguir informado, no olvides suscribirte a mi boletín.

Estoy empezando otra actividad apasionante. Se trata de Cultivos In Vitro de Plantas

Pero eso forma parte de otra historia.

Deja un comentario